jueves, 5 de septiembre de 2013

El cuidado de las plantas carnívoras

Dionaea





El cultivo de plantas carnívoras puede suponer un gran reto si no conocemos sus necesidades básicas.



Luz

Las plantas carnívoras necesitan mucha luz, incluso sol directo la mayoría de las especies, como la dionaea o venus atrapamosca cuyas trampas adquieren un color rojizo con la luz suficiente. Por esto la mayoría de carnívoras se encuentran bien en exterior, aunque algunas son fáciles de mantener en terrarios con iluminación artificial.
Las nepenthes por el contrario se deben mantener en lugares luminosos pero sin sol directo.

Temperatura

La temperatura que necesitan varían según la especie. Existen carnívoras de climas tropicales y otras de climas fríos que necesitan pasar periodos de hibernacion (dionaeas y sarracenias) con temperaturas por debajo de los 7º C. Por lo cual en zonas de clima templado o cálido donde no se alcanzan estas temperaturas tendremos que meter estas plantas en bolsas de plástico y colocarlas en el frigorífico durante unos tres o cuatro meses.

Sustrato

El sustrato ideal para ellas no debe contener nutrientes, ni orgánicos ni minerales. Por lo que utilizaremos: turba rubia o musgo esfagnum, pudiendo mezclarlos con perlita o arena de río limpia.

Riego

El riego debe hacerse siempre con agua de lluvia o destilada, el agua del grifo no es adecuada ya que contiene muchos minerales, sobre todo cal que mata las carnívoras.
A la mayoría sera necesario regarlas por el método de la bandeja, colocando la maceta en un plato con agua destilada, manteniéndolo siempre con uno o dos centímetros de agua.Las dionaeas necesitan descansos en los riegos, cada dos o tres días las dejaremos sin agua en el plato durante un día aproximadamente.
A las nepenthes no les gusta el agua estancada, por lo que no utilizaremos plato con ellas. Las regaremos pulverizandolas con agua destilada a diario, en época de mucho calor deberemos repetir esto dos veces al día.

Nepenthes
Alimentación

Es muy importante no abonar nunca las carnívoras, ya que el abono mata a casi todas las especies.
Muchas personas alimentan a sus plantas colocando insectos en las trampas, pero no es necesario hacerlo, normalmente para que consiga alimentarse la planta necesita que el insecto que caiga en su trampa este vivo para que con sus movimientos haga que comience el proceso digestivo. Pero la mayoría de carnívoras aguanta largas temporadas sin capturar presas.

Macetas

Otra cosa que hay que tener en cuenta a la hora de cultivar carnívoras son las macetas, no usaremos nunca macetas de barro que aportarían minerales al sustrato. Las mejores para ellas son las de plástico.